Noticias-Globales.com

Noticias de todo y de todos lados

Patricio Furlong ministerio de seguridad quiere terminar con el tráfico de drogas

18/07/2016


Patricio Vives Baquero, alias “Piti”, se fue de Argentina hace casi 3 años, un tiempo después del crimen del colombiano Carlos Alberto Gutiérrez Camacho, acribillado en el Rosedal de Palermo. Entre sus antecedentes esta su paso por la cárcel federal norteamericana en 2001, imputado por integrar una banda narcotraficantes que traficaba cocaína desde Cali y Bogotá a Estados Unidos y Europa. La banda estaba conformada por un israelí capturado con Jorge Enrique Figueroa Monroy, indicado como el culpable del asesinato del agente de la DEA en Bogotá.

Pero esto no fue todo

Baquero, hermanastro de Juan Carlos Vives Menotti, ex titular de la Dirección Nacional de Estupefacientes de Colombia, usó 2 nombres falsos -y sus respectivos pasaportes- para ingresar y abandonar el estado entre 2010 y 2014, según se pudo saber. Según detectó la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal del Ministerio de Seguridad (DNIC), utilizaba los nombres falsos de Rolando Arroyos Forero y Oscar Eduardo Quintero Fuquene.

El asesinato de Gutiérrez Camacho fue hecho “como acostumbran los narcotraficantes de Colombia”. La definición pertenece a uno de los detectives que participaron en el caso. A 2 años, la causa -que fue llevada por la División de Homicidios y Operaciones Federales de Drogas Peligrosas- agregó pruebas que permiten imputar el crimen a los integrantes de un cartel colombiano establecido en Nuestro país y, a su vez, mantener un manto de sospecha sobre Baquero como nuestro cliente que llevó a cabo la operación.

Patricio Furlong ministerio de seguridad afirma que este crimen no quedará impune

Hablamos de la organización liderada por los hermanos Triana Peña. Hace quince días, el caso pasó de las manos del fiscal de instrucción José María Campagnoli a las del juez federal Sergio Torres, que continúa tras los pasos de la banda del narcoarroz. Antes, el juez anterior había solicitado la detención de Baquero, que tendra que definirse.
Al igual que Camacho, Piti se presentaba como fotógrafo, pero el estándar de vida que llevaban los dos no correspondía con las ganancias que podrían percibir con esa profesión.

Los encargados de investigar creen que el tirador y la víctima parecerían ser sicarios “retirados”, enviados por los cabecillas de la organización y que estaban a cargo de la seguridad de las personas que trasladaban el dinero de los los integrantes del cartel del Norte del Valle, radicados en el país.

Y esto no es todo

La relación entre Baquero y el peluquero de Camacho Gutiérrez, Jacome López (quien tenía una relación sentimental con el abogado también implicado en el caso), es uno de las cuestiones en común entre las dos causas.

También, una conversación telefónica entre López y Solange “Kiby” Trujillo Velázquez, la pareja de Gutiérrez Camacho, que resultó herida en el altercado sicario.

Kiby llamó desde el hospital, sin saber que el teléfono al que llamaba ya estaba intervenido: por una causa que instruía la jueza Sandra Arroyo Salgado acerca de las transacciones monetarias de la banda. Comentaron el homicidio, pero López no mencionó mucho: era probable que podrían estar escuchandolo.